¿Cómo el cerebro realmente percibe nuestro cuerpo?

¿Cómo el cerebro realmente percibe nuestro cuerpo?

Si alguna vez alguien te preguntara: ¿Cuál es la primera parte del cuerpo en la que te fijas cuando observamos a una persona? Quizás la respuesta más común que podríamos obtener de muchos de nosotros seria “los ojos” ¿no?

Pues, en realidad no es tanto así…

Observa la siguiente imagen:

Homúnculo

Esta rara representación del ser humano se llama “El homúnculo de Penfield” y es la representación gráfica de como nuestro cerebro ve realmente a nuestro cuerpo.

Las diferentes partes de este cuerpo han sido minimizadas o agrandadas para demostrar la cantidad de atención que el cerebro presta a acada parte del cuerpo humano, por tanto podemos deducir que el cerebro tiene una gran conexión con las manos, seguido de los labios y la lengua a comparación de otras partes, todo esto a un nivel subconciente.

En la década de 1950, el científico canadiense Wilder Penfield realizo cirugías en pacientes con epilepsia. Usando la técnica de recorrer la superficie cerebral pinchando con su electrodo en pacientes conscientes le permitió cartografiar grandes áreas del cerebro, relacionando pequeñas áreas de la corteza con funciones determinadas: al estimular un grupo de neuronas se sentía un cosquilleo en los dedos o en la cara o notaba un olor o un sabor determinado, y también vio que la zona de la corteza cerebral destinada a la información sensorial de distintas zonas del cuerpo variaba: teníamos proporcionalmente más área cortical dedicada a los labios que a la espalda. . Esto dio paso a su más grande descubrimiento: El homúnculo de Penfield.

El homúnculo (que significa “hombrecito”) representa la importancia, sensibilidad y atención que tu cerebro le da a cada una de las partes de tu cuerpo. No necesita por ejemplo saber mucho de tus brazos o de tus piernas. En cambio, la mano, la lengua, los genitales y la cara son extremadamente importantes recogiendo el cerebro mucha cantidad de información sensorial de estos lugares.

Penfield, notó que el cerebro de los humanos hace gran hincapié en el habla y en la manipulación de objetos y que las áreas que más espacio ocupan son los labios, las manos y en líneas generales la cara (por complejidad de movimientos de los músculos faciales que nos hace capaces de expresar gran cantidad de emociones). El espacio correspondiente asignado a cada órgano está definido por la sensibilidad del tejido y no por su tamaño Por eso es que tenemos grandes cantidades de corteza cerebral dedicadas a la boca, la lengua y manos.

Debido a ello es que nuestras manos y rostro (ojos, boca principalmente) están ligados a la evolución del pensamiento, reflejando el estado de la mente y lo que hacemos con estas partes influye en el cerebro, mucho más que por ejemplo, la información proveniente de los muslos o la espalda.

homunculo2

Todos sabemos cómo luce nuestro cuerpo desde afuera. El Homúnculo te muestra como el cerebro ve tu cuerpo desde adentro.

Pues ahora que sabes esto, presta atención a tu cuerpo – ¿Que áreas son las más usadas en tu día a día?

Recuerda que a nivel subconciente nuestro cerebro realmente le gusta prestar atención a la boca y manos, así que estas últimas trata siempre de mantenerlas visible (además que exponer las manos es está relacionado con la verdad y veracidad) en entrevistas o reuniones procura no mantenerlas debajo de la mesa, y sobretodo… ¡cuida tus ademanes y tics nerviosos con ellas en tus interacciones!

Giancarlo Marín Renzo

About Giancarlo Marín Renzo

Aspirante a la Certificación en Kinesics Coaching. Músico, Entrenador Personal y estudiante de ingeniería y negocios. Contáctalo aquí